martes, 23 de noviembre de 2010

AVANCES EN EL TRATAMIENTO DEL ALCOHOLISMO

TIPS MÉDICOS.

POR EL DR. J. L. LÓPEZ-BUCIO.


El alcoholismo es una enfermedad de origen multifactorial, crónica, degenerativa y mortal sin adecuado manejo. Las bebidas alcohólicas han estado presentes desde los albores de la humanidad. Prácticamente en todas las culturas se han ingerido bebidas alcohólicas con fines rituales o festivos. Existen varias definiciones de alcoholismo: por la cantidad de bebidas alcohólicas ingeridas a la semana, entre otras.
La definición práctica es que es alcohólico, aquella persona que cuando ingiere bebidas alcohólicas presenta conductas inadecuadas que provocan al paciente, a la familia y a la sociedad problemas (peleas, accidentes automovilísticos, conducta agresiva, ausentismo laboral. etc.)
En un estudio efectuado en México se observo que los efectos de la ingestión de alcohol sobre los conductores incrementan hasta 10 veces el riesgo de que ocurra un accidente de tráfico con lesiones graves.
El alcohol produce una depresión del sistema nervioso central que afecta la función psicomotora (coordinación de los movimientos) y la percepción sensorial (vista y oído), así como retarda la toma de decisiones antes situaciones inesperadas. La capacidad de atención con la ingestión de alcohol también se deteriora como es la capacidad bi-manual (capacidad de hacer distintas tareas con cada mano) y la percepción de la velocidad, distancia con los objetos que lo rodean.
Conducir en estado alcohólico es responsable del 30-50% de los accidentes de tránsito con víctimas mortales, en el 15 al 35% de los accidentes causa lesiones graves.
Los efectos que tiene la ingestión aguda y crónica de bebidas alcohólicas en el organismo son múltiples: gastritis (inflamación del estómago), pancreatitis (inflamación del páncreas), del hígado (cirrosis o hepatitis), etc. lo que condiciona consultas frecuentes, hospitalizaciones prolongadas, gastos económicos importantes para la familia y las instituciones de salud.
En México 34 millones de personas consumen frecuentemente bebidas alcohólicas y 12 millones de personas son bebedores compulsivos y se gasta la Secretaria de Salud 12,000 millones al año en atender a los casos de alcoholismo. El 9% del total de enfermedades en México las genera el consumo de alcohol. Cada año según la SSA 1.7 millones de mexicanos incrementan la filas del alcoholismo. Más de un millón y medio de alcohólicos requieren no solo tratamiento ambulatorio, por ejemplo, acudir a juntas de alcohólicos anónimos sino tratamiento residencial (internamientos en clínicas para desintoxicación y rehabilitación) ya que presentan adicción al alcohol de alto grado que provoca disfunción social. Cuatro de cada 10 personas que han intentado suicidarse (44%) lo han hecho bajo el influjo del alcohol y 7 de cada 10 suicidios consumados (77%), la víctima estaba alcoholizada. Uno de cada cinco personas (21%) que ingresa a los servicios de urgencias tiene niveles significativos de alcohol en la sangre.
Existen múltiples factores que ocasionan que una persona ingiera bebidas alcohólicas en forma irresponsable. Actualmente se conoce que existe una predisposición genética familiar que permite que desde el primer contacto con las bebidas alcohólicas se presente una apetencia o sea una necesidad desmedida. En estas personas desde el primer contacto con el alcohol se establece una adicción incontrolable sin importar la edad, el sexo o clase social o nivel cultural.
El otro grupo de alcohólicos presentan angustia, estrés, depresión por diferentes trastornos emocionales que no son identificados y tratados adecuadamente ya sea con psicoterapia o medicamentos ansiolíticos (tranquilizantes que no provoquen adicción) o antidepresivos (medicamentos que mejoran la depresión) y que al ingerir bebidas alcohólicas sienten mejoría de estos síntomas, lo que los lleva a ingerir primero cada fin de semana, y después en forma creciente hasta beber en forma irresponsable. Los daños que causa el alcohólico a su entorno familiar, social y económico son de todos conocidos.
Existen varios métodos para tratar al paciente alcohólico:
Alcohólicos anónimos (que funciona como una eficiente red social) que impide que la soledad y los trastornos emocionales que presentan estas personas los lleven a seguir bebiendo.
La psicoterapia con el uso de medicamentos que disminuyen el apetito o la necesidad imperiosa de beber, son actualmente una realidad y por lo tanto, cuando los familiares nos damos cuenta del problema de paciente alcohólico, debemos de considerar este tratamiento que lo llevan a cabo los médicos psiquiatras especializados en este campo.
Las campañas contra el alcoholismo deben de enfocarse primordialmente a desarrollar la cultura de ingestión responsable de bebidas alcohólicas. Las políticas disuasivas (alcoholímetro, normas para la venta de alcohol a menores, etc.) ayudan, pero es a través de identificar aquellas personas que tienen angustia, depresión y estrés y darles tratamiento médico adecuado e identificar a los bebedores con problemas para manejo adecuado lo más temprano posible.
Más vale prevenir que lamentar.

Para dudas o comentarios:
E-mail: joseleonlopezbucio1@yahoo.com.mx
Twitter @lopezbucio
Facebook José León López Bucio
Tel: 01-777-318-42-77; 01-777-318-62-09
Veracruz 5 Col. Las Palmas. Cuernavaca, Mor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada